domingo, 11 de marzo de 2012

Un año después de la tragedia

La poesía japonesa es sutil, como la seda. Esta es solo una muestra:

LXXX, de Fujiwara No Toshiyuki

En la bahía de Sumi
las olas llenan la playa.
Incluso de noche, por
los pasillos del sueño
llego hasta ti en secreto.

LXXX
Sumi no e no
kishi ni yoru nami
yoru sae ya
yume no kayoi ji
hito me yokuramu

( Kenneth Rexroth (comp.), Cien poemas japoneses (trad. Carlos Manzano), Madrid, Gadir, 2007.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Recibo noticias de Japón, mucho dolor un año después recordando a tanta gente muerta y tantos daños
en la naturaleza. ¿Cuando volveremos a ver el Japón de antes del terremoto?