jueves, 22 de diciembre de 2016

Un poema del argentino Santiago Sylvester

El tiempo cobra peaje a todo lo que ha nacido para durar.
Peaje a la belleza, al porvenir, al odio;
peaje a ese montón de pelo atado en la nuca de la mujer,
a la mirada del hombre,
a las palabras que se dicen, al sentido:
     peaje aún sin saberlo,
     como existen caminos aunque no vamos a ninguna
         parte.
Ellos se han sentado allí, mesa de por medio, con la
     intención de eternidad que aturde a todo lo transitorio:
     solos y a la vez acompañados,
     en estado de mudanza;
condenados a buscar cómo se sale de la contradicción.
El tiempo cobrando peaje es infalible;
y yo mismo, a mi pesar, sin ser el tiempo cobro peaje:
     no soy el tiempo, pero soy el que mira.
(Santiago Sylvester, en La piel del jaguar. 25 poetas hispanoamericanos ante un nuevo siglo. Fundación José Manuel Lara. Vandalia, 2006).

No hay comentarios: