martes, 8 de diciembre de 2015

Gloria Fuertes

La mitad invisible (Pincha)

Cuando me quedo sola,
ya no me quedo sola.
En mis dedos anidan tus sortijas,
En mis brazos,
que aún tienen la forma de tu cuerpo,
danza un perfume que no existe en las flores.
Tus palabras se han sentado a mi lado.
Con tu sortija, tu cuerpo, tu perfume
y. sobre todo, con tus palabras
has desterrado provisionalmente,
mi fanática soledad.
(Historia de Gloria)

1 comentario:

Susana Iglesias dijo...

Interesante, Marga. Solo la conocía por sus cuentos y su poesía infantil...
Gracias.