domingo, 1 de junio de 2014

Antonio Colinas acaba de publicar Canciones para una música silente. No saldrá en los telediarios ni le dedicarán un comentario la mayor parte de los periódicos, pero esta es la mejor noticia del año. ¿No estáis de acuerdo?

Sé que la noche 
de primavera
oculta la nieve rosa
de los cerezos.
Sé que bajo la noche
de invierno
duerme la primavera
sobre la nieve rosa
de los cerezos.
Yo sé que el fruto de los cerezos
es el otoño de la vida, 
lo que dura el resplandor
ardoroso
de un verano, 
lo que dura el incendio
que ha arrasado un bosque.
(Antonio Colinas, Canciones para una música silente).

Porque la poesía es una ciencia exacta, la que describe con más exactitud los sentimientos.

No hay comentarios: