miércoles, 31 de julio de 2013

Luis Eduardo Aute, El niño que miraba el mar


Una gran canción de un poeta que canta. Escuchadla si podéis.


Cada vez que veo esa fotografía
que huye del cliché del álbum familiar,
miro a ese niño que hace de vigía
oteando el más allá del fin del mar.

Aún resuena en su cabeza el bombardeo
de una guerra de Dragones sin cuartel,
su mirada queda oculta pero veo
lo que ven sus ojos porque yo soy él.

Y daría lo vivido 
por sentarme a su costado
para verme en su futuro 
desde todo mi pasado
y mirándole a los ojos
preguntarle enmimismado 
si descubre a su verdugo
en mis ojos reflejado
mientras él me ve mirar
a ese niño que miraba el mar.

Ese niño ajeno al paso de las horas
y que está poniendo en marcha su reloj
no es consciente de que incuba el mar de aurora
ese mal del animal que ya soy yo.

Frente a él oscuras horas de naufragios
acumulan tumbas junto al malecón
y sospecha que ese mar es un presagio
de que al otro lado espera otro Dragón.

Y daría lo vivido 
por sentarme a su costado
para verme en su futuro 
desde todo mi pasado
y mirándole a los ojos
preguntarle enmimismado 
si descubre a su verdugo
en mis ojos reflejado
mientras él me ve mirar
a ese niño que miraba el mar.

No hay comentarios: