jueves, 2 de diciembre de 2010

"Debería haber un hombre con un martillo detrás de la puerta de cada hombre feliz, para recordarle con sus martillazos constantes que hay personas desgraciadas  y que, por feliz que pueda ser, antes o después la vida le enseñará los dientes" (A. Chejov).

No hay comentarios: