viernes, 13 de agosto de 2010

COMETAS EN EL CIELO, de Khaled Hosseini

En diciembre de 2001, Amir hace balance de su vida, tras haberse cerrado el círculo que se abrió cuando él tenía doce años, uno más que su amigo Hassam. Los dos se criaron juntos, pese a que pertenecían a etnias diferentes. Amir era pastún, musulmán sunnita, mientras que Hassam formaba parte de la etnia perseguida y sojuzgada, los hazaras, musulmanes chiítas. También sus padres habían sido compañeros de juegos, puesto que el abuelo de Amir había adoptado al padre de Hassam. No obstante, ambas amistades eran desiguales por cuanto los pastunes se consideraban superiores y trataban a los hazaras prácticamente como criados. Por ello Amir nunca jugaba con Hassam en presencia de sus amigos, los hijos de otros pastunes, a pesar de que los dos se habían criado en la misma casa y de que la primera palabra de Hassam fue "Amir".  A lo largo de la historia puede observarse ese tratamiento desigual: Amir persigue a cualquier precio el amor de su padre, Baba; Hassam demuestra amar por encima de todo a su amigo Amir.
Baba era un hombre imponente, fuerte, de barba poblada. Comerciante próspero,  no  era musulmán practicante y temía que algún día los  "mullah" se hicieran con el poder en Afganistán. Amir siente no estar a su altura porque no cumple sus expectativas: no es un buen deportista, no le gusta el fútbol, no sabe defenderse...  Amir llega a sentir envidia de Hassam porque Baba le hace caso e incluso se preocupa de que le operen su labio leporino.
El 17 de julio de 1973 un golpe de estado acabó con los 40 años de reinado del Sha Zadir. En invierno, un concurso de cometas fue el comienzo de un cambio radical en la vida de Amir. El niño deseaba por encima de todo ganar el concurso para demostrar su valía a Baba. Hassam, gran volador de cometas, le ayuda a ganar y al final persigue la cometa finalista para entregársela a Amir. Pero, en su persecución de la cometa, ocurre un hecho terrible que Amir es incapaz de impedir. Esa falta de reacción determinará su vida, pues, a partir de entonces, el remordimiento le aleja de Hassam, que es así doblemente castigado. Jugar con Hassam le recuerda su comportamiento abyecto, por lo que hace lo posible para alejarlo definitivamente de su vida.
Se produce un salto temporal hasta marzo de 1981. Tras la invasión rusa, Baba y Amir tienen que huir a Paquistán y desde allí comenzar de cero en una tierra extraña: América. En California obtienen el apoyo de otros afganos y es allí donde Amir conoce a Soraya, hija de unos conocidos afganos que no encuentra marido porque su reputación ha quedado mancillada. Amir se enamora, se casa con ella, ve morir a Baba y, aunque no puede tener hijos, su vida transcurre plácidamente...hasta que recibe una llamada que le obliga a ir a Peshawar. Allí le cuentan qué ha sido de Hassam. En 1996 los talibanes expulsaron a los rusos y el pueblo  lo celebró, pero pronto fue consciente del imperio de terror que se había creado. 
Durante su estancia en Kabul, Amir descubre el secreto de Baba y tiene que liberar a Sohrab, el hijo de Hassam, que ha sido raptado por un talibán bastante conocido por Amir... Finalmente, tras una pelea terrible y desigual, Amir huye con Sohrab y decide adoptarlo. Existen grandes dificultades para sacarlo de Paquistán y Amir falla a Sohrab como antes hizo con su padre. Por fin consigue llevar al niño a EEUU, pero el niño se esconde en un tremendo mutismo, ante la desesperación de Amir y de Soraya. Serán las cometas las que rediman a Amir y devuelvan la esperanza a Sohrab.
Esta historia llena de acción, reflexión y crítica tiene algunos defectos, como la introducción de algunos episodios inverosímiles o el maniqueísmo con que se construye la personalidad de los protagonistas, pero quedan compensados por el dramatismo de los hechos y la profundidad con que se crea el marco histórico y social de la historia. Es un libro tan imprescindible como otro del mismo autor, Mil soles espléndidos, que abarca el mismo período histórico y los mismos hechos políticos, pero se distingue en la selección de los personajes protagonistas. Aquí vemos a dos mujeres de muy diferentes clases sociales y culturales que quedan unidas por su desgracia de ser mujeres en la sociedad talibán. Ayuda a entender el sufrimiento de estos seres humanos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Relacionado con este tema, pero con una mujer como protagonista hay un libro de Faïza Guène titulado: Mañana será otro día, que habla de una joven marroquí, que vive en un suburbio de París, atrapada entre dos mundos. ¿Lo conoces?