sábado, 11 de septiembre de 2010

Paul Auster, El cuaderno rojo



El cuaderno rojo es el libro de las coincidencias. Auster recoge anécdotas sucedidas desde 1972 que tienen como factor común el azar: diez centavos se pierden y aparecen de repente muy lejos de donde desaparecieron; un hombre y una mujer se reencuentran muchos años después de haberse separado y ...; un amigo escritor decide buscar a su padre, a quien no ve desde la infancia, justo cuando... Las casualidades comenzaron para Auster en su vida real cuando en 1960 o 1961 fue de excursión al bosque con unos compañeros y, cuando cruzaban una alambrada, le cayó un rayo a su amigo y no a él. A partir de entonces el mundo se le representó como un misterio azaroso. Precisamente empieza a escribir para, como dice Justo Navarro, tratar de "traducir el mundo a palabras comprensibles". 
Con Paul Auster reflexionamos sobre un hecho terrible: somos tremendamente vulnerables porque dependemos de la casualidad. El azar rige nuestro destino. 
En esta idea coincide Philippe Claudel, que en Almas grises dice: "A veces pienso que somos como una piedrecilla en el camino, que permanece durante días en el mismo sitio, hasta que el pie de un paseante choca con ella y la lanza por los aires, sin razón".
Para Auster recordar que somos tan frágiles es una obligación moral, por ello el escritor ha de ser un cazador de coincidencias.

No hay comentarios: