ANÉCDOTAS DE ESCRITORES



Pío Baroja
Cuenta Manuel Vicent en Aguirre el Magnífico que el padre Félix García acudió a la casa de Baroja en la calle Ruiz de Alarcón cuando estaba este agonizando para darle la extremaunción, pero se lo impidió su sobrino Julio Caro “apalancado en la puerta con los brazos en cruz”. Poco antes el escritor Castillo-Puche había llevado a Hemingway ante Baroja, que ya había perdido la memoria y al ver “a aquel gigante de barba blanca en su habitación solo interesado en hacerse una foto, Baroja preguntó: ¿Quién es ese señor de la sonrisa de arroz con leche?”.“Alguien le dijo al obispo Leopoldo Eijo que fuera a confesar a su compañero de la Real Academia. El obispo de Madrid respondió: ´No voy. Que muera como ha vivido`.



Pedro Muñoz Seca
Un ministro le envió una carta felicitándolo y al mismo tiempo le criticó que empleara en sus libros tantas palabras malsonantes y vulgares. Muñoz Seca le contestó: “Estimado Sr. Ministro: En este preciso momento tengo delante su carta…en breves instantes la tendré detrás” (Alfonso Ussía).


CONCHA MÉNDEZ


Un día, una visita les estaba preguntando a sus hermanos -ella era la mayor de once- qué querían ser de mayores, y Concha comentó: "Yo voy a ser capitán de barco". A lo que le respondió el visitante: "Las niñas no son nada". (Inmaculada de la Fuente, Mujeres de la posguerra).

ROLAND BARTHES





Cuenta José Manuel Caballero Bonald en su libro de memorias La costumbre de vivir que en una ocasión vio Barthes a André Gide parado en una esquina de París anotando algo en una libreta (tomaba notas para sus novelas), por lo que pensó en imitarlo, ya que creyó que esa era la actitud que debía seguir como escritor... Hasta que un día atravesó una calle sin dejar de escribir y perdió la vida atropellado por un coche.
MAX AUB
kalipedia.com
Nació en París, hijo de padre alemán y madre francesa, llegó a Valencia en 1914 huyendo con su familia de la guerra. Era tan prolífico que Monterroso explicaba su ingente producción literaria diciendo que cuando Max salió de España, tras la guerra civil, llevaba consigo en el barco, medio secuestrado, a un judío fugitivo alemán al que encerró después en el sótano de su casa de México para que escribiera sin descanso, haciéndole creer que los alemanes habían ganado la guerra.(Jesús Marchamalo, 39 escritores y medio).

blogs.elpais.com
TOLSTOI
En una ocasión, Tolstoi fue invitado por un director de escuela a visitar las clases de composición literaria y como tema propuso a los niños "El mar".
Cuando terminaron, el director les invitó a leerlas. Orgullosos leían: "Las juguetonas y espumosas olas", "la anchura insondable del mar que invitaba a la meditación" y frases similares. El director no podía contener su gozo, hasta que una de las niñas leyó: "El mar es grande".
Y Tolstoi dijo: "Entre todas estas máquinas de recitar, esta niña ha sido la única que ha captado la verdadera esencia del mar".
CAMILO JOSÉ CELA

trabajofreelance.com
Gaspar Sánchez Salas fue secretario de Camilo José Cela, al que calificaba de “poliédrico y caprichoso”. Durante cinco años sufrió sus excentricidades, como cuando le ordenaba limpiar su colección de orinales: “Tenía una colección muy buena y no se fiaba del ama de llaves”.  Recordaba especialmente una anécdota que reflejaba muy bien su humor acre: “Un día fuimos a la Real Academia y había obras ante la puerta principal. Don Camilo bajó del coche y entró retirando los plásticos que prohibían el paso. Un obrero se indignó: “¡Oiga, pero usted quién se cree!”. Y Cela, paso firme, mirada al frente, respondió: “¿Yo? Yo soy cultura general!”. 


WALTER BENJAMIN

666ismocritico.wordpress.com
El 27 de septiembre se ha cumplido el 70º aniversario del suicidio de Walter Benjamin. El filósofo judeo-alemán decidió poner fin a su vida cuando comprendió que los nazis no le permitirían pasar la frontera hispanofrancesa a través del pueblo de Port Bou, donde se refugiaba. Su amigo Adorno lo estaba esperando en Nueva York.




 

VICENTE ALEIXANDRE
ceipvicentealeixandre.centros.educa.jcyl.es

A los veintisiete años le diagnosticaron una nefritis de tipo tuberculoso que marcó su vida. Su familia construyó, buscando el aire libre, un chalecito de dos plantas en el número 3 de la calle Velintonia. Escribía siempre en la cama o tumbado en un sofá. Durante la guerra tuvo que abandonar la casa, por su proximidad a la Ciudad Universitaria, y un tiempo después, su amigo Miguel Hernández consiguió un salvoconducto para intentar recuperar algunos objetos de la casa. Recuperaron Pasión de la tierra y poco más. Después de la guerra, reconstruyó la casa. (39 escritores y medio. Jesús Marchamalo).


MARÍA TERESA LEÓN
Burgospedia.com
En su autobiografía, Memoria de la melancolía, que es un magnífico libro impregnado del lenguaje poético tan personal de esta autora, María Teresa León, la primera esposa de Rafael Alberti, dice a propósito del futuro regreso del exilio: "Un día se asombrarán de que lleguemos, de que regresemos con nuestras ideas altas como palmas para el domingo de los ramos alegres. Nosotros, los del paraíso perdido".
Alberti y María Teresa estaban en Ibiza el 18 de julio del 36. Al día siguientes les fue a detener una pareja de la Guardia Civil, pero se salvaron porque se encontraban en lo alto de una higuera, divisando los alrededores" (Inmaculada de la Fuente, Mujeres de la posguerra. Planeta.)
elmaniaticodelalectura.blogspot.com

BRYCE ECHENIQUE
Cuenta José Manuel Caballero Bonald en La costumbre de vivir que codirigió junto a Bryce Echenique un curso sobre narrativa hispánica en la Almería y "el trabajo era escaso, las noches largas y la vida breve (...) también hacía mucho calor y eso concedía otra clase de justificación a nuestra natural tendencia a trasnochar. Justo el último día del curso, cuando se procedía a entregar a los alumnos las correspondientes certificaciones, ni Bryce ni yo andábamos muy espabilados, sobre todo él, que parecía manifiestamente adormecido en su sillón profesoral, ya que no Voltaire, Se había iniciado un improvisado coloquio sobre los resultados y provechos del curso y fue en ese momento cuando ocurrió lo que creo que ha llegado a constituir el arquetipo de episodios jocosos atribuidos a Bryce. Alguien quiso lucirse a propósito de ciertos rasgos fonéticos del habla andaluza y otro alumno aventajado se refirió al atlas lingüístico de Manuel Alvar. Oír Bryce el nombre de Alvar y despertarse fue todo uno. Parecía haber estado aguardando ese pueril rebote onomástico, porque se levantó al punto diciendo: "Eso, eso , todos al bar..." "

JACINTO BENAVENTE
































    Un aprendiz de escritor visitó un día a Benavente para entregarle un borrador de su obra. A don Jacinto le pareció muy mala. Cuando unos días después le preguntó el joven qué opinión le merecía, Benavente no sabía cómo expresarle con diplomacia lo que pensaba, pero, en un momento de la charla, el escritor novel, muy presuntuoso, le dijo:  “Me precio de conocer a los hombres y de adivinar su pensamiento”. "¿Está usted seguro?”, le preguntó el famoso autor teatral. “Sí, absolutamente”. “Entonces le ruego que me perdone”, le dijo Benavente. Y así dio fin a la visita. (Tomado de Historias de la Historia. Carlos Fisas)